¿Es la lucha libre un deporte?

La lucha libre reúne multitudes y eso bien se puede ver en cada evento profesional que se realiza en cualquier país, donde se llenan todas las localidades sin importar lo grande que sea el recinto. Siempre se promete un gran espectáculo que, por cruel que suene, mientras más accidentes personales sufran los luchadores, mejor será. Pero siempre está presente la duda de si esta práctica, que alguna vez soñó entrar en Olimpiadas, puede catalogarse como deporte o no.

No es para nada un misterio que la lucha libre es casi como un “teatro”, ya que todas las acrobacias, golpes y movimientos están preparados por sus profesionales. Independiente de la cantidad de accidentes personales que sufren los atletas debido a la violencia y complejidad de los actos, que gran parte del evento esté arreglado es el argumento más fuerte que dan los detractores a considerarla deporte, porque a nadie le gustaría saber quién será el ganador de una pelea en base a los movimientos previamente establecidos.

También mucho se habla de la similitud que existe entre esta práctica y el boxeo, la lucha grecorromana o cualquier deporte de contacto de ese estilo. Pero esta es una comparación inválida para los detractores, ya que en los otros deportes, que sí son considerados como tal, los participantes se valen sólo de su fuerza física para competir, a diferencia de la lucha libre en donde muchas veces se usan sillas, mesas y escaleras para golpear a los contrincantes.

En la otra vereda, los que se cuadran para llamarlo deporte argumentan que en esta práctica se hace uso del ejercicio corporal para realizar todas las maniobras. Además, los luchadores son unos verdaderos atletas que preparan su cuerpo para no sólo verse más imponentes, sino que también para mejorar su desempeño y evitar lesiones como esguinces o fracturas.

Otro argumento que dan los que están a favor es que la lucha libre es un espectáculo igual que el fútbol o el tenis, en donde existen fanaticadas, estadios llenos, productos relacionados que se venden y la posibilidad de practicarla para entrar a este mundo en el que, al igual que cualquier deporte, no se está exento de sufrir accidentes personales.

Parece ser una discusión que tiene para mucho tiempo más, ya que independiente de que la lucha libre no sea considerada deporte, los recintos se llenan y mucha gente se esfuerza par entrar a ese mundo. Quizás en un futuro sí la consideremos como tal y veamos a los nuevos luchadores competir por una presea dorada en las Olimpiadas.

,

Comments are closed.

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes