Tipos de esguinces y cómo tratarlas

Una lesión común en todo tipo de deportes que impliquen contacto físico, tales como el fútbol o el rugby, es la esguince de alguna articulación. Estas por lo general son leves y tienen como origen una distensión de los ligamentos, similares a las torceduras.

SI hay que dar una definición más certera, sería el desplazamiento momentáneo de las superficies articulares, es decir, una luxación que presenta mínimo desplazamiento de la unión articular durante un tiempo mínimo, para luego volver a la posición original.

Sin embargo, en esa fracción de segundo que ocurre el desplazamiento, el ligamento de la articulación sufre un sobreesfuerzo que temrina en distensión, rotura o arrancamiento. Y en algunos casos, también se puede ver afectado el sistema vascular, lo que puede dar como resultado un posible derrame interno o edema.

Entonces, las esguinces se producen cuando se traspasa el límite de movimiento de una articulación, donde las estructuras sufren daños por no aguantar ese movimiento brusco o excesivo, además de la carga que estos llevan, ya que un movimiento extendido pero sin carga, solo redundará en una torcedura.

Tratamiento de las esguinces

Dependiendo del grado de la esguince, la rehabilitación será distinta, aunque siempre enfocándose en controlar la inflamación y el dolor, así como aliviar las cargas del área afectada, mediante la fórmula RHICE: Reposo, Hielo, Compresión y Elevación.

Esguince grado 1

Ocurre cuando hay distensión de los ligamentos, pero sin llegar a la rotura de los mismos. En estos casos, ya que no hay laxitud articular involucrada, la persona puede realizar movimientos como siempre lo ha hecho, aunque con un leve dolor y ligera inflamación. Lo ideal entonces, es tratar con antiinflamatorios y reposo cuando sea necesario, sin forzar la articulación.

Esguince grado 2

Existe rotura parcial del tejido ligamentoso, habiendo un poco más de dolor e hinchazón. Cuesta más mover la articulación y dependiendo del daño, puede haber diferentes niveles de deformidad, así como un hematoma en la zona afectada. El tratamiento es igual al de la esguince grado 1, más la protección de una férula o vendaje.

Esguince grado 3

En esta situación, hay una rotura completa del ligamento, presentándose un dolor intenso, hinchazón prominente, deformidad y equimosis, así como impotencia funcional de la articulación. En estos casos, se debe acudir a un especialista o servicio de traumatología para que evalúe la lesión, así como el tratamiento a seguir.

, ,

No comments yet.

Deja un comentario

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes